imgres

El día 1 de julio de 2016, se puso en marcha en Francia la ley Macron.

Dicha ley trata controlar a las empresas de transporte de cualquier país de Europa que operan en Francia haciendo cabotajes, con la intención de frenar las a las empresas  que trabajan ilegalmente.

Las empresas deberán acreditar que sus conductores profesionales perciben al menos el salario mínimo interprofesional vigente en Francia  1.457,52 euros mensuales. Para ello los conductores deberán llevar un formulario relleno en francés  por la empresa que tiene fecha de caducidad para 6 meses,  en el que se especifican los datos y la actividad tanto de la empresa como del chófer así como una copia del contrato de trabajador.

Dicha ley se parece mucho a la que hicieron en Alemania el año pasado, entonces  no tardo a levantar ampollas por las quejas de las comunidades de transportistas de distintos países y al final la modificaron haciendo así que simplemente sea obligatorio llevar en la cabina una nómina del conductor.

No sabemos en que quedara la cosa en esta ocasión, mientras tanto en el gremio del transporte y la logística no nos queda otro remedio que re-inventarnos y adaptarnos a lo que nos traen los nuevos tiempos para poder seguir trabajando.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies